viernes, 28 de noviembre de 2014

REVISTA CARETAS: "VALOR Y DERROCHE" CRÓNICA 5° CORRIDA DE FERIA DEL SEÑOR DE LOS MILAGROS



JOSELITO ADAME TRIUNFA EN CIERRE DE FERIA. ENRIQUE PONCE SE LLEVA EL ESCAPULARIO DE ORO.

Escribe: Jaime de Rivero

El mexicano Joselito Adame ha calado en la afición limeña. Salvó el cierre de feria con su toreo de clase, valor y entrega. Cortó dos orejas a ley y salió por la puerta grande de Acho.

La corrida de Achury Viejo, mansa, dispareja pero con edad y presencia, siguió el derrotero señalado por el primero que salió a la arena, un toro sin raza que tenía muchos defectos: mirón, reservón, suelto, peligroso, sin clase ni recorrido. Sus hermanos acusaron similares condiciones pero en distintos grados y matices, con mayor o menor intensidad, pero siempre sueltos, sin fijeza, mirando y embistiendo con la cara alta, sin humillar.

Adame lidió el mejor lote y triunfó con el que se corrió en segundo lugar, un manso encastado que se salía suelto de los engaños, pero que tenía como principal virtud la movilidad. Supo aprovechar este atributo para llevarlo bien toreado a media altura y lograr tandas muy emocionantes por pitón derecho. Por el izquierdo, el astado no quería, pero igual lo hizo pasar en series cortas de menor lucimiento. Faena de valor y exposición ante un repetidor adversario que transmitía a los tendidos. Ceñidas manoletinas fueron la antesala de una gran estocada. Mató impecablemente en la suerte de recibir, dejando la espada arriba, en el sitio. Un mar de pañuelos, dos orejas y una emotiva vuelta al ruedo.

El quinto era un manso perdido que huía despavorido. El azteca lo persiguió hasta retenerlo en la tela, logrando algunos pases pero sin armar una faena. Una estocada tendida y dos descabellos, diluyeron una posible oreja. No obstante, Adame no estuvo acertado con este Achury. Los mansos de libro tienen una lidia particular que no es sencilla. Requiere de oficio, paciencia y suerte. A estos animales hay que consentirlos y cuidarlos para que confíen y, sobre todo, darles tiempo y aire para no espantarlos. Convencerlos del juego, sin apretarlos ni apabullarlos, toreándolos en línea, con suavidad, a media altura y tapándolos para que no se vayan. Una vez metidos en la pelea, intentar bajar la mano lentamente para –con suerte– someterlos por abajo como bravos y –con más suerte aún- que se entreguen a embestir para extraer el fondo de casta que puedan tener. Esto no se hizo. Adame lo encimó desde el primer muletazo, quizá enardecido por los oles iniciales que recordaban su primera faena. Con el toque fuerte y el golpe de zapatilla, trató de bajar la mano y el toro rodo por la arena. Insistió por esta senda de la exigencia y en la tercera serie ya no tenía adversario. Se paró y se orientó.
Careció de experiencia y paciencia, dos virtudes de la maestría que este diestro, el mejor mexicano de las últimas décadas en Acho, seguramente adquirirá con el tiempo. Debe regresar, quizá alternando con Diego Urdiales o Juan Carlos Cubas.
La voluntad de Daniel Luque se hundió en la mala condición de sus oponentes. El que abrió fue imposible. El cuarto era manso, noble pero sin fuerzas. El de Gerena lo brindó al público, logrando buenos muletazos iniciales, pero el astado se vino abajo. Quería pero no podía.

El salmantino Juan del Álamo tampoco tuvo suerte en el sorteo. Estuvo muy dispuesto y valiente con el tercero, uno muy reservón y peligroso que no dejaba ligar los muletazos. El que cerró feria era incierto y probón. Se descolocaba al final de cada suerte y no permitía la ligazón. El diestro estuvo por encima, logrando algunos pases aislados, siempre aguantando a este animal carente de raza y clase.
 
ESCAPULARIOS DE ORO Y PLATA
El Jurado oficial, integrado por autoridades y aficionados, entregó a Enrique Ponce el Escapulario de Oro, mientras que el Escapulario de Plata correspondió al toro “Laureado” de Roberto Puga. (Por Jaime De Rivero)

11 comentarios:

  1. Nuevamente mi estimado Jaime das cátedra de como ver una corrida de toros y como se hace una crónica precisa. Mientras casi todos los cronistas han alabado la segunda faena de Adame has hecho muy bien en precisar que si bien pudo ganar una oreja no hubo una faena estructurada, se equivocó rotundamente en la lidia de ese manso de libro. Ademas de enseñar al aficionado cómo se debe lidiar a esta clase de animales y que el mexicano Adame no supo por falta de experiencia. Te felicito, crónica de colección. Que sigan los éxitos.

    ResponderEliminar
  2. Muy de acuerdo contigo, Adame con su segundo hizo muy bien al lidiarlo y perseguirlo por el ruedo cuando el animal huia, esa primera parte estuvo correcto, pero se equinvoco cuando una vez retenido en la muleta, no supo que hacer ni como lidiarlo, encimándo demasiado al manso como tu bien dices sin darle aire, lo agobio y lo arruinó, el toro se fue al piso y nunca logró ensamblar una faena. Pero la gente estaba encandilada y creyeron ver lo que no ocurrió y, le daban su oreja de cajón pero mató muy mal. Cosa distinta hubiese sido que lo hubiese lidiado con tecnica para estos mansos, que tampoco es un secreto, se sabe pero Joselito Adame no tuvo la sapiencia necesaria para poder plantearlo en la cara del animal. A estos toros Ponce los convierte en embestidores, sin que nadie se de cuenta ni de un centimo por el toro, esa es la magia del maestro valenciano.
    Rafael Miranda

    ResponderEliminar
  3. A mi me gustó mas Adame, su toreo me llegó al corazón y debió ganar el escapulario

    ResponderEliminar
  4. El Tromercio dijo que le regalaron las orejas a Adame, no concuerdo con esa apreciación la faena fue de 2 pero en un nivel muy por debajo de la de Enrique Ponce en la corrida de Puga

    ResponderEliminar
  5. Ponce justo ganador su faena fue muy superior no sólo en dominio sino en conocimientos y estética. Es mas completa y ante un adversario que no era ninguna perita en dulce. C.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Concuerdo contigo, Ponce además dio una lección de bien lidiar desde el primer capotazo hasta la estocada.

      Eliminar
  6. Estuve en la corrida en la que Ponce cortó dos orejas y la faena fue magistral de principio a fin, la plaza entregada gritándole torero torero y una ovación como nunca se ha sentido en muchos años, todos salimos contentos ese día, fue una gran tarde de toros con Castella también a hombros, fue la corrida de la feria.

    ResponderEliminar
  7. Quien es el perdido en el mundo qué está dudando del faenon de Ponce con la plaza entregada? es que es ciego y sordo para no darse cuenta de lo que hizo y como puso al público? O es que no estuvo en la plaza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay gente que puede ir a los toros 50 años y no tener idea de lo que pasa en el ruedo

      Eliminar