miércoles, 17 de agosto de 2016

CARTELES DE PRIMERA ACHO 2016 - REVISTA CARETAS


CARTELES DE PRIMERA
Acho celebra 250 años con una Feria del Señor de los Milagros que promete ser inolvidable 

Escribe Jaime de Rivero
Revista Caretas 

Acho ofrece para esta feria emblemática, la de los 250 años, carteles de altísima categoría. Cinco corridas de abono y una novillada, que reúnen a las figuras y a los aspirantes que más empujan en el escalafón. El ganado será de lo más cotizado en España. Tres corridas en la línea Domecq: Garcigrande, Zalduendo (Jandilla) y Juan PedroDomecq, más una de la afamada Núñez del Cuvillo, de origen Osborne . Completan la nómina dos hierros locales. Campo Nuevo que no lidia en la feria desde 1994, y La Centinela, que se presenta para ganar antigüedad en Acho con una novillada.

La cabeza del cartel es Andrés Roca Rey, que lleva una temporada arrolladora en España, cortando orejas en todas las plazas. Sin duda, ya es el mejor torero peruano de la historia, superando a Carlos Sussoni y Alejandro Montani, que fueron los que más alternaron con las figuras en España. Ninguno de ellos ni otros, alcanzaron el nivel que ya exhibe Roca Rey, hoy por hoy, una figura del toreo.

Andrés abre y cierra la feria. La primera corrida, la de Garcigrande, será mano a mano con nada menos que El Juli, que lleva casi 20 años en la cima. Apuesta fuerte de la empresa que quiere encender la mecha, desde el primer clarinazo.

En la segunda tarde están anunciados los toros de Campo Nuevo para Manuel Escribano, cuya presencia es dudosa por la grave cornada de Alicante, Daniel Luque, ganador del Escapulario del 2012 y Gines Marín, otro de los jóvenes que pisa fuerte para hacerse un sitio. 

Joaquín Galdos también es del grupo de relevo en España, pero de los que aún no han logrado despegar al grado de Roca Rey o Alberto López Simón. Precisamente, con este ultimó Galdós toreará en mano a mano ante los zalduendos en la tercera corrida. Acho le dará una oportunidad valiosa al nacional que debe salir a arriesgarlo todo. La tarde concluye con los espectaculares recortadores que al margen de lo heterodoxo, pueden llevar nuevo público a la plaza.


Las dos tardes finales son de locura. La cuarta, con toros de Juan Pedro Domecq, es con Enrique Ponce, el Torero de Lima, cuyas últimas faenas son viva cátedra salmantina, propias de una madurez insólita e inagotable. Viene a defender su plaza y ganar otro escapulario. Alternará con otro torerazo, Alejandro Talavante que está en su punto más alto de arte y poderío, y con Joselito Adame, que ganó adeptos en su debut en 2014.

El ciclo remata con un cartel máximo en la corrida de Nuñez del Cuvillo. El incomparable José Antonio Morante de la Puebla que aún no ha logrado en Lima, una de esas faena de llenas arte sevillano que lo han encumbrado. José Mari Manzanares que es otro pedazo de torero, dignísimo heredero del cetro de su padre, y Andrés Roca Rey. Sin duda, una feria inolvidable, propia de una plaza con 250 años de historia y tradición.

sábado, 30 de julio de 2016

REVISTA CARETAS - LA MUERTE DE UN TORERO (LO QUE HAY DETRAS DEL ANIMALISMO)


La Muerte de un Torero

Revista CARETAS
Escribe Jaime de Rivero

A partir de la muerte del torero Víctor Barrio a causa de una feroz cornada en España, se ha desatado una fuerte polémica en los medios, por el desprecio por la vida humana manifestada por quienes dicen defender a los animales. El júbilo por la tragedia, las ofensas a la memoria del diestro y el ensañamiento con su viuda y familiares, principalmente a través de las redes sociales, han puesto sobre el tapete la crisis que atraviesa una sociedad envilecida y en la que cada vez más se desprecia la vida humana.
Similar reacción, pero a menor grado, se produjo unas semanas atrás, cuando el novillero peruano Renato Motta y también el matador mexicano Rodolfo Rodríguez el “Pana”, por terrible coincidencia, perdieron la vida en los ruedos.
La muerte de un torero reafirma la autenticidad de la fiesta y ratifica en forma categórica que todo cuanto ocurre delante del toro es real y no un tinglado amañado por un negocio como falsamente sostienen los anti taurinos.  En el toreo se puede morir de verdad, porque el astado tiene el poderío para provocarlo, a pesar de la merma que producen la vara y las banderillas. La capacidad letal del toro tira abajo de por sí, varias falacias anti taurinas como la existencia de tortura o la desventajosa condición del toro durante la lidia, toda vez que un ser acorralado y disminuido significativamente en sus facultades -como sostienen-, jamás podría acabar con su adversario, como contrariamente ocurrió con el infortunado torero.
Para el mundo del toro, las agresiones vertidas no son novedosas. Los animalistas han hecho de la violencia y el engaño sus armas más visibles y efectivas en su tarea de destruir la tauromaquia y cualquier otra actividad que no coincida con el rol que impositivamente, pretenden asignar a los animales. Huelgan denuncias en España, Francia y América por insultos y otros actos de violencia durante las protestas contra las corridas de toros, ratificadas con los contenido lesivos de las páginas y blogs de estos grupos radicales.
Alegrarse o celebrar cruelmente una desgracia, que además conlleva dolor y padecimiento para los deudos, refleja la miseria del hombre y una falta de humanidad que lo degrada al nivel de los seres amorales e irracionales.  Quienes pretenden justificar este comportamiento en la indignación que sienten por la figura del torero, no son conscientes de que el rencor y la venganza son expresiones de esa misma perversión. 
El animalismo propone equiparar al animal con las personas, lo que implica cuestionar uno de los pilares que ha permitido el desarrollo de la civilización humana como es el dominio sobre el ambiente y los animales. Este planteamiento se opone a los principios humanistas que recogen las principales corrientes de pensamiento filosófico surgidas desde el Renacimiento hasta nuestros días y que sitúan al hombre como fin supremo de la sociedad, por encima de los animales.   
En ese contexto, la tauromaquia representa un obstáculo para las aspiraciones animalistas porque muestra la agresividad natural del mundo animal, encarnada en la bravura del toro, lo que se contrapone a la visión humanizada y edulcorada de los animales como seres inofensivos y sociables que pretenden hacernos creer.  Y es que no todos los animales son domésticos, ni todos pueden acompañar al hombre en su vida cotidiana. Mucho menos, atribuirles los discutibles sentimientos de amor, amistad o fidelidad que algunos creen recibir de sus mascotas.
Estos ataques se suman a una larga lista de agresiones, ya que desde hace muchos años, el animalismo encontró en la impunidad del internet y las redes sociales, a su mejor aliado para difundir sus mensajes, muchos de ellos engañosos y ofensivos. Tales campañas siempre han estado destinadas a despertar la sensibilidad de las personas a costa de victimizar al animal o conmover con sentimientos inexistentes en un ser privado de razón, a la par de promover de forma irresponsable y peligrosa el desprecio hacia las personas que no comparten su peculiar visión sobre el reino animal, incitando a la violencia entre los hombres.
Imposición, falsedad y odio son ingredientes comunes a las propuestas totalitarias, como el fascismo o el comunismo, en las que la intolerancia y el fanatismo encuentran tierra fértil porque se admite la negación del otro y el rechazo de lo distinto, atropellando a quienes no coincidan con aquellas.
A ello se suma los intereses billonarios de multinacionales de la alimentación de mascotas que como señala Francisco López Barrios en el diario El País,  tienen a su servicio una potente penetración cultural centroeuropea y anglosajona, que ha colapsado la conciencia analítica y crítica de muchos ciudadanos, transformándolos en adolescentes emocionales y haciendo del animalismo uno de los abalorios sentimentales que movilizan con más éxito el histerismo colectivo.
Los ataques perpetrados a la muerte de Víctor Barrio, al igual que la reiterada violencia animalista, son el resultado de ese germen venenoso que estos grupos vienen inyectando en la sociedad, y para los que la vida humana puede tener menos valor que la de un animal.


jueves, 7 de julio de 2016

LA FERIA DE LOS 250 AÑOS - REVISTA CARETAS. Escribe JAIME DE RIVERO

Juan Pablo Corona y Pablo Moreno de Casa Toreros, flanquean a su socio
 Juan Manuel Roca Rey. Los tres asumen el reto de recuperar Acho como la primera
plaza de América, al cumplir un cuarto de milenio
LA FERIA DE LOS 250 AÑOS DE ACHO
Una constelación de figuras encabezada por Andrés Roca Rey y ganado español es la oferta de Casa Toreros Consorcio Perú, que debuta como empresa de Acho.

Revista Caretas 
Escribe Jaime de Rivero 

La próxima Feria del Señor de los Milagros será recordada como la Feria de los 250 Años. Acho merece un ciclo taurino de primerísimo nivel y no se debe escatimar esfuerzos. Naturalmente, todos hubiésemos querido festejar la efemérides con un serial veraniego de esplendor como lo fue la ya célebre Feria del Bicentenario de 1966, con corridas a plaza llena en día laborable, la asistencia del Presidente Belaunde y triunfos en todas las tardes, sobresaliendo Antonio Ordoñez con la mítica faena al toro Carnaval de Javier Garfias.

Pero una cosa es querer y otra poder. Los tiempos cambiaron y las corridas de verano fueron aniquiladas por las playas hace cuatro décadas. Una feria o corrida en enero no sólo hubiese sido un suicido comercial, sino la mayor ofensa para la plaza y su historia. ¿Qué puede ser más triste y antitaurino que lucir medio vacía en tremendo aniversario?  Por suerte, primo el criterio y la sensatez, y no se dio festejo a inicios de año, esperando la selección de una empresa que pueda ocuparse de ello dentro de la feria octubrina. Y esto no debe tenerse por consuelo. En el 2014 el coso de la Misericordia de Zaragoza también cumplió 250 años y no hubo una feria adicional, tan solo una corrida conmemorativa, el 8 de octubre, dentro de la famosa Feria del Pilar.

Al igual que en 1966, el pasado 30 de enero, fecha exacta del aniversario, la Beneficencia inició las celebraciones con un coctel en Acho en que se entregó una medalla especialmente acuñada a los toreros y ganaderos peruanos más relevantes, y se develó el precioso cartel conmemorativo pintado por Gerardo Chávez, siendo la primera vez en la historia de Acho que un artista plástico de su categoría se ocupa de ello.  
Imponente cartel de Gerardo Chávez ya anuncia la feria de los 250 años.
Pero vayamos a la feria misma. La nueva empresa es Casa Toreros Consorcio Perú, que reúne a los empresarios Pablo Moreno y Juan Pablo Corona, que llevan plazas y toreros en México. Se trata de un grupo joven, con mucha proyección y que por primera vez gestiona un coso de la importancia de Acho. El socio en Lima es otro taurino a carta cabal y de largo recorrido, Juan Manuel Roca Rey.

La feria se compone de cinco corridas y, probablemente, una novillada.  El ganado es la clave del éxito y por ello tienen apartadas cuatro corridas españolas y una peruana. Si bien no se ha revelado los hierros, se puede adelantar que son de conocido prestigio y, sobre todo, probada regularidad, que es lo que da mayor garantía de embestir.  De este modo, la empresa continúa el camino trazado por la tan vapuleada Citotusa, que trajo toros españoles después de 15 años y terminó con la insulsa monotonía del ganado colombiano que reinó por varios años en la feria.  

La plantilla de toreros es de lujo y con, prácticamente, todas las figuras del toreo. Andrés Roca Rey, a dos tardes, es la  base de cartel. Actuarán Enrique Ponce, bien llamado Torero de Lima, Julián Lopez El Juli, José Maria Manzanares, Morante de la Puebla, Alejandro Talavante y Daniel Luque. Los acompañan toreros emergentes como Alberto Lopez Simón, Gines Marín, Manuel Escribano, Joselito Adame y Joaquín Galdos, quedando un par de puestos por cubrir. La oferta incluye la presentación de recortadores españoles que serán verdadera novedad en Lima.
Triunfador en todo España. Roca Rey buscará en Acho hacerse de su segundo Escapulario de Oro.
Por derecho propio. Enrique Ponce estará en los 250 años de Acho
para dar batalla a todo aquel que quiera usurpar su trono.
El precio de las entradas bajará en un promedio de 25%, lo que refleja el acierto de la nueva empresa que peregrinó por España explicando a los apoderados de las figuras la dura realidad financiera de Acho y la necesidad de reducir los honorarios para que la feria sea viable y sostenible en el tiempo.      


En 20 días se tendrán los carteles oficiales y se abrirá el abono. Los 250 años de Acho se celebrarán por única vez, la afición tiene la palabra.

jueves, 19 de mayo de 2016

CARETAS - ROCA REY CONQUISTA MADRID Y NUEVA EMPRESA DE ACHO. Escribe JAIME DE RIVERO

Triunfa clamoroso de Roca Rey
CONQUISTA DE MADRID   
Andrés Roca Rey, el mejor torero peruano de la historia, corta dos orejas y sale a hombros en su confirmación de alternativa en la plaza de Las Ventas, catedral mundial del toreo.
Revista CARETAS
Escribe JAIME DE RIVERO
Las figuras del toreo se hacen en Madrid. Roca Rey siempre lo ha sabido y con esa convicción afrontó su confirmación de alternativa, el pasado 13 de mayo. Lo hizo ante la adversidad, con toros complicados, dos figuras del toreo y un público que lo recibió con la dureza y exigencia con la que Madrid suele tratar a las figuras. Y nuestro Gallo de Pelea respondió con el poderío, la bravura y el heroísmo propios de una figura del toreo, reafirmándose como tal.
Roca Rey brilló con el toro de la alternativa, que fue concedida por Sebastian Castella ante la presencia de Alejandro Talavante, pero el animal se apagó pronto recibiendo una ovación. Sería con el complicado y peligros sexto, del Conde de Mayalde, con el que Roca Rey se impondría definitivamente en Madrid, convenciendo a los buenos aficionados y acallando las insensatas protestas del Tendido 7.  El crítico Vicente Zabala lo contó así en el diario El Mundo: “A Rey no le tembló el pulso. Y se fajó en la trifulca. Sin cambiar le gesto ante los pitones que le pasaban por la faja. Cara de niño y actitud de hombre. Para correr la mano derecha despatarrado y entregado. Sin renunciar a su tauromaquia. Una arrucina puso el corazón en un puño. Y la plaza ardiendo. Se masticaba la emoción. Cuando se volcó a cara o cruz sobre el morrillo, los pitones le levantaron los pies del suelo. La estocada estaba. La muerte también.Los tendidos de desbocaron. Más allá de la oreja. Hasta la segunda y la Puerta Grande.”
Dos días después, Roca Rey repitió en Las Ventas.  Siendo triunfador, le trataron con mayor dureza e intransigencia. Se dice que Madrid no quiere a las figuras y parece cierto. Alternó con Alejandro Talavante y Posada de Maravillas, con toros de Juan Pedro Domecq que echaron al hoyo la corrida por su falta de fuerza. Aun así, Andrés estuvo por encima de su lote, resolviendo dificultades y enorme en los quites. Nuevamente, destacó como torero poderoso al que le sirve cualquier clase de toro, cualidad distintiva de unos pocos elegidos.
Roca Rey brinda al Rey en Madrid y ya lo invitó a celebrar los 250 años de Acho en la próxima feria del Señor de los Milagros. ¡Que venga el Rey!

 NUEVA EMPRESA EN ACHO 
Juan Manuel Roca Rey gestionará la plaza por cinco años.
Una vida dedicada al toro, por estirpe y vocación, es la credencial principal de Juan Manuel Roca Rey Ruiz Tapiador, el nuevo empresario de la plaza de Acho. Torero y ganadero, Juan Manuel es hijo del legendario José Antonio “Tuco” Roca Rey, recordado “señorito torero” que contribuyó infatigablemente a la reconstrucción de Acho (1944) y la creación de la Feria del Señor de los Milagros (1946).  Los socios de Roca Rey son los solventes empresarios de Casa Toreros, firma que conduce plazas y apodera toreros en México.  El principal objetivo es continuar con la recuperación de Acho y que los 250 años que se celebran durante este año, queden sellados en la memoria de los aficionados con una Feria del Señor de los Milagros de altísima jerarquía.   
 Juan Manuel se encuentra en España visitando ganaderías y cerrando contrataciones para la feria limeña. Serán cinco corridas de toros con ganado español y peruano, en las que se pretende confrontar, tal como está ocurriendo en España, a las figuras consagradas con los jóvenes y talentosos toreros que son protagonistas de esta temporada, entre los cuales Andrés Roca Rey es el más desafiante.   Para empezar, el coleta peruano, que será la base de la feria en la que actuará en dos tardes, ya tomó cartas en el asunto. El último domingo en Las Ventas de Madrid, al brindar su primer toro ante los micrófonos de televisión, Roca Rey invitó a visitar Acho por sus 250 años a su partidario más emblemático: el Rey emérito, D. Juan Carlos de Borbón.
Articulo impreso en Caretas jueves 19 de mayo 2016

miércoles, 18 de mayo de 2016

REVISTA APLAUSOS --FALLECE EN PERU NOVILLERO RENATTO MOTTA


FALLECE EN PERU NOVILLERO RENATTO MOTTA
REVISTA APLAUSOS

(Lima-Perú) Este martes falleció en Perú el novillero Renatto Motta a los 20 años de edad. El joven limeño toreaba en la plaza de toros de la localidad de Malco donde durante su faena al último novillo del festejo sufrió un desarme y cuando iba a resguardarse en el burladero fue cogido. La cornada produjo un profuso sangrado. La plaza de toros carecía de enfermería fija y allí comenzó un periplo en busca de asistencia médica, primero en la localidad de Malco, al no encontrar un equipo médico especializado lo trasladaron en un vehículo particular al centro de salud de Chala, donde no pudieron intervenirle por no disponer de sangre para la transfusión. De camino a Nazca, con un torniquete en la pierna, falleció. Motta estaba acartelado con el torero español Emilio Serna, el colombiano Gustavo Zúñiga y el peruano Carlos Bazán "El Yeta".

Renatto Motta Del Solar debutó como novillero sin caballos el pasado 24 de mayo de 2015 en Villa María del Triunfo (Lima, Perú) con una novillada de Carwacocha. Siete años antes, en 2008, hizo su debut en público tras su paso por la Escuela Taurina de Acho donde ingresó cuando contaba con siete años de edad. Durante estos últimos meses se encontraba entrenando con el matador de toros español Emilio Serna.

Una vez conocida la noticia, las condolencias no se hicieron esperar por parte de la familia del mundo del toro, entre ellos Andrés Roca Rey, amigo personal de Motta, que escribió el siguiente mensaje a través de las redes sociales: "Me despertaron hoy con una noticia que nunca me podía haber esperado, un toro ha matado a un amigo, paisano y compañero mío. Descansa en paz Renatto Motta! Te queremos!". El también torero peruano, Joaquín Galdós, expresó: "Mucho ánimo a la familia y amigos de mi paisano Renatto, al que conocía personalmente y fui testigo de su lucha. Te guardaremos en el corazón".

Al margen de las responsabilidades porque la hay y deben ser investigadas y sancionadas si corresponden, es inadmisible y hasta repugnante que los sindicatos de toreros que existen y son dos, no hagan nada al respecto. O es que solo sirven para cobrar, repartirse el dinero y favorecer intereses particulares?   Deberían unirse y tomar medidas de fuerza para que ningun agremiado se vista de luces si es que no hay al menos una ambulancia y doctores en una corrida alejada.

viernes, 12 de febrero de 2016

CARETAS --ACHO 250: LA PLAZA ESTA VIVA. Escribe JAIME DE RIVERO


LA PLAZA ESTA VIVA
ACHO ANTE SUS 250 AÑOS

REVISTA CARETAS
Escribe JAIME DE RIVERO

Por su arena ardiente han lidiado los mejores toreros del mundo, protagonistas de muchas tardes de gloria que sus viejos machones de adobe y quincha, atesoran como parte imborrable de la historia de Lima.
Acho nació por  la necesidad de tener un recinto firme y seguro para los toros, que siempre fueron la fiesta y celebración más distintivas de los limeños.  El 15 de junio de 1765, el virrey Manuel de Amat permitió que Agustín Hipólito de Landaburu pueda levantar una plaza de toros que aporte para causas benéficas. La obra fue encargada al alarife Cristóbal de Vargas, quien la construyó en seis meses.
Se eligió un terreno en las afueras de la ciudad, a orillas del río Rímac, en un lugar llamado el Hacho, que significa “monte alto desde el cual se descubre bien el mar”.  La plaza original tenía la forma de un polígono de doce lados, con un ruedo de 90 metros de diámetro, circundado por cuartos y sobre ellos las graderías. No había barrera ni callejón y durante más de un siglo hubo un templador de madera en el centro del ruedo que servía de burladero.
La corrida inaugural fue el 30 de enero de 1766, según la “Relación de Toros”, hallada por Aurelio Miró Quesada Sosa en Chile. Aquella tarde, se lidiaron astados de la hacienda Gomez de Cañete, siendo el toro llamado Albañil el primero en ser estoqueado.
En tiempos de emancipación, las corridas de toros se consolidaron en Lima, a contracorriente de lo que ocurría en otras partes de América. En 1821 se celebraron festejos en Acho en honor al libertador José de San Martín, cuyos fondos fueron destinados, curiosamente, a la causa anti española.
En aquella época, las corridas en Acho eran distintas a las de ahora. Se practicaban suertes como la garrocha o el desjarrete que cayeron en desuso; primaba el toreo a caballo del que surgió la “suerte nacional”, que es el principal aporte peruano a la tauromaquia. Posteriormente, el torero negro Angel Valdez “El Maestro” fue la gran figura de entonces, consagrándose la tarde del 2 de diciembre de 1860, cuando mató en solitario a doce astados.
A finales del s. XIX, llegaron toreros españoles de mayor relevancia, destacando Francisco Bonal “Bonarillo”, quien consolidó la lidia a la usanza española, tal como se practica hasta la actualidad. Faico, Juan Saleri, Cocherito de Bilbao y Rodolfo Gaona fueron otros matadores españoles que continuaron en la tarea de formalizar la lidia.
Acho fue la única plaza americana que vivió a plenitud la edad de oro del toreo. El legendario Juan Belmonte debutó con mucho éxito en 1917, forjando una autentica legión de belmontistas. El llamado “Pasmo de Triana” contrajo matrimonio con la dama limeña Julia Cossío y Pomar, regresando en los años 1921, 1922 y 1924. El otro coloso Jose Gomez “Gallito” se presentó en la temporada 1919-1920, y a pesar de la oposición propiciada por los partidarios de Belmonte, logró imponer su toreo en Acho, en una larga campaña de nueve corridas. Acho fue la única plaza americana que lo vio torear, ya que meses después de retornar a España, Joselito encontró la muerte en la plaza de Talavera de la Reina.
Acho superó la fuerte crisis taurina de los años 30, gracias al ganadero Victor Montero que abasteció de ganado a la plaza con sus toros de La Viña.  Por entonces, Fausto Gastañeta critico de El Comercio, inició una campaña para restaurar Acho, a la que llamaba “muladar redondo” por la deplorable situación en que se encontraba y que con su limitado aforo de  6,000 asientos, impedía ofrecer carteles con las principales figuras de España.  
Fernando Graña Elizalde, reconocido hacendado y ganadero, organizó a un grupo de aficionados que solventaron la reconstrucción de Acho a cambio de 20 años de explotación. En 1945, la plaza reabrió sus puertas con una nueva apariencia, más amplia y cómoda, pero manteniendo su sabor tradicional en la arquería y sus machones exteriores, a insistencia del arquitecto Alejandro Graña Garland.
El apoteósico debut de Manolete en Lima, en el verano de 1946, sentó las bases para la creación de la Feria del Señor de los Milagros que unos años antes propuso Manuel Solari “Zeño Manue” y que Graña materializó en la primavera de aquel año.  Inicialmente, se le llamó Feria de Octubre y en la primera edición actuaron Manolete, Armillita, Domingo Ortega, Luis Procuna y Alejandro Montani, haciendo vibrar a los limeños en  la “Temporada de los Maestros”.
En las décadas siguientes, la Feria alcanzó prestigio internacional por reunir  a los mejores toreros como Antonio Bienvenida Antonio Ordoñez, Luis Miguel Dominguin, Cesar Girón, Chicuello II entre otros. Los años 70 fueron gloriosos en Acho, pues jamás hubo tantos toreros de categoría, como  Curro Romero, Paco Camino, El Viti, Angel Teruel, El Capea, Manzanares, Miguel Marquez, Antonio Jose Galan, Paquirri y tantos otros. Entre ellos, Rafael Puga fue el primer peruano en ganar el Escapulario de Oro en 1973.
En los últimos 25 años, Enrique Ponce es la figura indiscutible de la plaza limeña, habiendo conquistado en cinco oportunidades el escapulario de Oro. A sus 250 años, Acho ya se ha convertido al toreo de Andrés Roca Rey, quien reúne todas las condiciones para ser la primera figura del toreo peruana. Mayor homenaje para una plaza es imposible.

viernes, 29 de enero de 2016

HOMENAJE A LA PLAZA DE ACHO POR SUS 250 AÑOS DE HISTORIA

Precioso cartel oficial de los 250 años de Acho, obra del maestro Gerardo Chavez y que acompañará
 a todas las actividades conmemorativas de Acho que se realizarán durante el año 2016
Escribe Jaime de Rivero

(Lima Perú) La Plaza de toros de Acho ha celebrado sus 250 años de existencia con un homenaje al que asistieron 400 invitados y que ha tenido lugar en el propio ruedo del viejo coso.

El Presidente de la Sociedad de Beneficencia de Lima Metropolitana, Sr. Martin Bustamante, entregó una medalla de plata conmemorativa especialmente acuñada por la Casa Nacional de Moneda, a los toreros y ganaderos peruanos ganadores de los escapulario de oro y plata del Señor de los Milagros, entre otras personalidades del mundo taurino como picadores, banderilleros, subalternos, periodistas y fotógrafos más antiguos.
Durante la ceremonia se presentó el cartel oficial de los 250 años de Acho, elaborado por el reconocido artista plástico Gerardo Chávez, con el que se anunciarán los actos conmemorativos que se realicen durante el presente año, incluyendo una corrida de toros de aniversario que se celebrará durante la próxima Feria del Señor de los Milagros.
Recibieron la medalla conmemorativa los cinco toreros peruanos ganadores del Escapulario de Oro, Rafael Puga, Freddy Villafuerte, Pablo Salas, Rafael Gastañeta y Andres Roca Rey, quienes estuvieron presentes en la ceremonia. La correspondiente a Rafael Santa Cruz, que como novillero lo obtuvo en 1948, será entregada a sus familiares.
También fueron premiados todas las ganaderias peruanas que han ganado el Escapulario de Plata, instaurado en 1969 (Divisa de Oro), como Las Salinas, representada por Marco Dapelo, nieto del fundador de la ganaderia y empresario de Acho Jose Dapelo Melo, El Rocio, recibiendola Rafael Lora hijo del fundado Amado Lora, Marcial Ayaipoma por La Huaca, San Fernando, representada por Fernando Roca Rey, Montegrande representada por Diana y Macarena Puga Buse y las de Juan Manuel Roca Rey y Roberto Puga, entre otros.
Pedro Cárdenas recibió la medalla como picador mas antiguo, mientras que Juan Siguas y Fortunato Gonzales fueron premiados como los subalternos de mayor antigüedad.
La distinción también se entregó a los tres periodistas taurinos mas antiguos: Moisés Espinoza Zarate, Luis Cayo "Luisiyo" y Luis Felipe Quevedo Valderrama. Como tambien a los dos fotografos taurinos de mas larga trayectoria, Cesar Salvador y Oswaldo Cordoba.
Moneda de Plata de los 250 años
También fueron premiados los trabajadores de la plaza de Acho que realizan un trabajo silencioso para que el espectáculo taurino se celebre como corresponde, recibiendo la medalla el representante de la Asociación de Trabajadores de Acho.
El Capitulo Peruano de Cirugía Taurina también fue condecorado con la medalla por su importante labor en la atención de los toreros heridos en la plaza de Acho, recibiéndola el Dr. Andres León Martinez. 
También se entregó medallas a cuatro de los pilares fundamentales de la historia de Acho. La ganadería Rinconada de Mala, la mas importante en Acho durante el siglo XIX, La Viña que lo fue en el siglo XX, Manuel Solari Swayne "Zeño Manue" creador de la Feria del Señor de los Milagros y Fernando Graña Elizalde, el mas importante personaje en los 250 años de historia de Acho. Recibiendo las medallas sus familiares mas cercanos.
La plaza de Acho fue inaugurada el 30 de enero de 1766 y celebra corridas de toros en forma ininterrumpida por 250 años. Es la tercera plaza en antiguedad del mundo, después de la Real Maestranza de Sevilla y la plaza de Zaragoza.

LA PLAZA DE ACHO FESTEivero(Lima Perú) La Plaza de toros de Acho ha celebrado sus 250 años de existencia con un homenaje al que asistieron 400 invitados y que ha tenido lugar en el propio ruedo del viejo coso.  El Presidente de la Sociedad de Beneficencia de Lima Metropolitana, Sr. Martin Bustamante, entregó una medalla de plata conmemorativa especialmente cuñada por la Cas