jueves, 22 de mayo de 2014

ANALISIS DE LOS 3 POSTORES PARA ACHO POR JAIME DE RIVERO


Análisis de los Postores para Acho
Por Jaime de Rivero

A un día de presentarse las propuestas finales para la licitación de la plaza de Acho y del acto público que definirá su destino, existen tres postores en carrera por la bicentenaria, que está próxima a cumplir 250 años de existencia. 

El primer postor es el Consorcio Histórico de Lima que lidera el empresario español Justo Benítez, quien como se recordará, tuvo a su cargo la plaza de Acho en el año 2006, logrando aumentar el número de corridas y contratar a toreros que no estuvieron presentes con la frecuencia deseada durante la gestión del Consorcio Taurino de Lima, que al igual que la de Deltrón del Perú, no estuvieron a la altura que Acho merecía.  Pero la degradación de Acho se origina años atrás, cuando la informalidad invadió el coso, principalmente con la gestión del desaparecido Mario Paredes Cueva, a inicios de los 90. 

Como era previsible desde que Benítez reapareció en Lima hace un par de años, fue víctima de ataques con la finalidad de desprestigiarlo y que no postule, atribuyéndole actos delictivos que nunca tuvieron ningún documento oficial que los respalde. Habladurías.  

A los aficionados les interesa que haya la mayor cantidad de postores por Acho, sin embargo, la Beneficencia está obsesionada con exigirle una serie de requerimientos formales cuando la supervivencia de la plaza está en juego. Aún no se le ha declarado postor hábil, pero se espera que pueda serlo si es que cumple con las observaciones en las próximas horas, para que la baraja sea la más amplia posible. Benítez ofrece traer toros españoles lo que no ocurre en Acho desde el año 2000 con Roberto Puga.

El ganado español podría importarse a partir del 2015, para lo cual se deberá hacer unos trámites especiales, invertir dinero en unas pruebas y hacer un lobby eficaz para ese objetivo. Finalmente, en la feria pasada se trajeron toros colombianos y ecuatorianos en tiempo record, por más que un sector se encargaba de difundir –antes de la licitación- que no era posible ello. El mismo cuento que todos los años nos han venido diciendo para desterrar la idea de traer ganado español.  No olvidemos que el Perú es el país de lo imposible, sólo que para lograrlo la empresa debe tener voluntad de hacerlo y eso, en este caso concreto, nunca lo hubo.

El segundo postor es CITOTUSA empresa ecuatoriana que anteriormente regentó la plaza de Quito. Si, aquella que un Presidente autoritario, Rafael Correa, se encargó de aniquilar prohibiendo la suerte de matar a través de un referéndum político. No obstante ello, ese mismo sector de la prensa local se encargó de descalificar a CITOTUSA con el argumento febril y delirante de que “no supo defender la fiesta en Quito”.  ¡Vaya a ver Dios! Como si el empresario de una plaza deba responder por la fiesta de todo un cantón ante la maquinaria avasalladora de un Estado dictatorial, o si una empresa tuviese el deber de arruinarse por el capricho de un despota. El resultado negativo del referéndum no la invalida para organizar ferias en otras latitudes. CITOTUSA era una empresa muy buena, con una feria magníficamente organizada que llenaba la plaza de Iñaquito todas las tardes, a pesar de correr con la obligación de presentar a un torero local por festejo.

Pero CITOTUSA es la piedra en el zapato para algunos por el poder económico que ostenta. Lo que nadie le ha dicho al aficionado peruano es que ellos son dueños del Banco de Pichincha, Dinners Club de Ecuador, entre decenas de empresas. Forma parte de un enorme grupo económico que lo convierte en un competidor poderosísimo por los recursos que dispone, en relación a los otros postores. En el Perú son dueños del Banco Financiero. Nada menos, un banco. Esto para los que en su desesperación –nuevamente- pretenden descalificarlos afirmando que sólo quieren Acho para establecer “relaciones sociales”. Hay que vivir estancado en el año 80 para pensar aquello. ¿Qué más que un Banco para insertarse en la sociedad peruana, si ese fuese su objetivo? Y si lo fuese, qué mas da. Lo que realmente importa es que CITOTUSA es una empresa con experiencias exitosas y eso es lo que Acho necesita.

Pero a los aficionados también se les ha ocultado que CITOTUSA tiene un proyecto para invertir 15 millones de dólares en restaurar Acho, a cambio de una concesión por 20 años.  Este mega proyecto es el verdadero responsable de lo que ha venido ocurriendo al interior de la Beneficencia con las licitaciones y varios actos sospechosos desde hace unos tres años.  He visto algunas láminas del proyecto en la casa de un aficionado y es francamente formidable, con una restauración integral de Acho para dejarla reluciente como Las Ventas. El anhelo que todos los aficionados tenemos para transformar el "muladar redondo". Y no se trataba de un boceto o un sueño, sino de un estudio técnico que habría costado más de US$ 150,000.  Sin embargo, no deja de sorprender el nulo eco que ha tenido este mega proyecto en la prensa local. Nadie se ha ocupado de difundirlo y por el contrario siempre se ha tratado de ocultarlo o minimizarlo, al igual que a sus creadores. Es como si a un enfermo terminal y sin recursos, le aparezca alguien dispuesto a solventar integramente su tratamiento y salvarle la vida. ¿Se lo comentarían a todos y aceptarían la ayuda o se quedarían callados para ignorarlo?  ¿A quién beneficiarían ocultándo ello? 

El tercer postor es Taurolidia de la familia Villafuerte, empresa que ha tenido a su cargo la gestión de la plaza de Acho que en los últimos a cuatro años ha caído al nivel más bajo que se recuerde, principalmente, por la pobre presentación del ganado colombiano y peruano.  A pesar de esto y otras perlas, la prensa casi en su totalidad ni los ha criticado.  Pero no hay que olvidar que en el 2009 y con José Tomas, esta empresa (entonces con otro nombre) logró elevar el número de abonos y brindar una ciclo de categoría. Fue una gran feria pero luego vino el descalabro. El otro gran mérito de Taurolidia fue la plantilla de toreros. Trajo a los mejores, lo que no fue posible durante la gestión del Consorcio Taurino de Lima.

En el caso de que Taurolidia obtenga la licitación, el problema principal que tendrá será su credibilidad.  La única opción para que la afición limeña acuda a otra feria organizada por los Villafuerte, es que se garantice plenamente la categoría del espectáculo. Está es la única fórmula comercial válida después de la pésima edición del 2013. Una de las alternativas a las que podrá recurrir será la de Roberto Puga, quien ha preparado un encierro con casi cinco años con el propósito de reivindicar su reputación ganadera, luego del bochornoso incidente de la feria del 2012.  Esta variable es ineludible si damos por descontado que, tal como en los últimos siete años, se continuará lidiando toros colombianos de la Ahumada, las ovejas y las palmas que ya colmaron a los aficionados por su juego incierto.

Particularmente, no creo que mañana se de un cambio en la gestión de Acho que todos los aficionados estamos esperando; la última empresa volverá a ofrecer un 35% u otra cifra imposible de sustentarse económicamente para no perder el control de la plaza por 6 años, pues de tomarla CITOTUSA ya no serían más empresarios de Lima por mucho tiempo. 

13 comentarios:

  1. Esta muy claro que toda la prensa está orientada a proteger al último postor, que es el que ha generado el mayor daño junto con la Beneficencia.

    ResponderEliminar
  2. Los Villafuerte son los culpables del descalabro económico y la inviabilidad de Acho y su Feria

    ResponderEliminar
  3. Luego de leer su artículo y de saber el resultado de la licitación, solo puedo decir que hay esperanza de volver a ver en Acho una feria como la que se merece nuestra plaza y los aficionados.

    ResponderEliminar
  4. Por fin un cambio en Acho, esperemos que la empresa ecuatoriana le devuelva el prestigio y la categoría que se perdieron con los Villafuerte.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por revelarnos la verdad de lo que se cocina en nuestra queridísima plaza de Acho, hay que ser unas malditos miserables para haber escondido ese proyecto de 15 millones para Acho. Que basura de gente tenemos en el mundo taurino! Ahora que Citotusa ganó que hagan esa obra de una vez por todas, o no se han dado cuenta que Acho es poco menos inmundo que el penal de Lurigancho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, el aspecto exterior de Acho es deplorable

      Eliminar
  6. en unos meses toda la prensa estará comiendo plátanos.
    MC

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tal cual!!!!!!!!
      estarán alineaditos como con todas las empresas!!!!

      Eliminar
  7. Jaime te felicito nuevamente, porque nuevamente dices lo que otros periodistas callan y tapan, los ayayeros decían que Citotusa se quedaba por 20 años pero omitían dolosamente mencionar que iban a invertir 15 millones, pequeño detallito que ocultaban porque su función era proteger a Villafuerte. Como leo arriba, no te extrañe que esos periodistas sin decencia en unos meses o semanas, estén comiendo bananas, porque viven de esto. Todo este proceso desde hace un par de años ha sido una vergüenza y todo apañado y callado por el periodismo y prácticamente todos los medios taurinos.
    abrazo,
    Vladimir

    ResponderEliminar
  8. Nuevos aires para Acho...nueva empresa que traiga toros de verdad.

    ResponderEliminar
  9. ¿Prensa taurina limeña? No existe.Lo que hay son adulones de la empresa de turno.
    Lo hacen por unas entradas o credenciales y no tienen ninguna influencia.
    La denominada"gente del toro"se ríe de su ignorancia en materia taurina.
    L.J.D.

    ResponderEliminar
  10. la afición está contenta porque se ha ido Villafuerte, ahora a los monos hay que fiscalizarlos para que no comentan los mismos atropellos. M.RMartinez

    ResponderEliminar
  11. anonimo,porque cuando usted dice algo,no lo dice con su nombre y apellido? ese comentario con adjetivos como el de MONOS,da mucho que pensar sobre usted......

    ResponderEliminar